No conviene mostrar la verdad desnuda, sino en camisa - Francisco de Quevedo