Torear es desengañar al toro, no engañarlo. Burlarlo, que no es burlarse de él - José Bergamín