Los hombres sabios aprenden mucho de sus enemigos. - Aristófanes