Me jode confesarlo, pero la vida es también un bandoneón - Mario Benedetti