Aborreced las bocas que predicen desgracias eternas. - Rubén Darío