Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar. - Michel Foucault