No llames jamás feliz a un mortal hasta que no hayas visto cómo, en su último día, desciende a la tumba. - Eurípides de Salamina