Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos, mi alma no se contenta con haberla perdido - Pablo Neruda