El desgraciado no confía en esperanzas demasiado grandes - Francesco Petrarca