No tengas ambición personal, y así to consolarás de vivir o de morir venga lo que viniere - Henri-Frédéric Amiel