No podemos asegurar mejor nuestra felicidad que viviendo y muriendo en el servicio de los pobres - San Vicente de Paúl