Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que entre un rico en el reino de los cielos - San Mateo