Quien da, recibe. Quien se olvida de si mismo, encuentra. - Francisco de Asís