El que se arrepiente de haber pecado es casi inocente - Séneca