Mi mayor desgracia ha sido siempre no ser capaz de resistirme a los halagos. - Jean Jacques Rousseau