El oficio de hombre, un fatal arte de vivir que cada cual practica cada día en muchas ocasiones sin saberlo, exige por ello muchos recursos, un ingenio constante desplegado para hacer de la vida una victoria, para asumir la propia condición... - Alexandre Jollien