El Estado, en la elección de los hombres que sirven, no tiene en cuenta sus opiniones; si están dispuestos a servir con la fidelidad que les satisface - Oliver Cromwell