Mi prisión será mi tumba antes de ceder un ápice; pues mi conciencia no se debe a ningún mortal. - William Penn