El juego cumple una alta misión moral, sirve para arruinar a los idiotas. - Santiago Ramón Y Cajal