Todo concluye, pero nada perece - Séneca