Toda necesidad se calma y todo vicio crece con la satisfacción - Henri-Frédéric Amiel