Lo que el intimidador necesita con objeto de conseguir energía es, o bien un “pobre de mi”, o bien otro intimidador. - James Redfield