Cuando se busca tanto el modo de hacerse temer se encuentra siempre primero el de hacerse odiar. - Montesquieu