Rie y el mundo reirá contigo. Llora y se te pondrán los ojos rojos. - Anónimo