La vida pasa y no se detiene una hora - Francesco Petrarca