Pocos oyen murmurar de otro, que no les parezca poco lo que oyen y verdad lo que creen - Francisco de Quevedo