Porque dichas que se pierden son las desdichas más grandes. - Pedro Calderón De La Barca