Nada es más contrario a la curación que el cambiar frecuentemente de remedio - Séneca