Oro, poder y riquezas muriendo has de abandonar, al cielo sólo te llevas lo que des a los demás - Eduardo Marquina