Como el odio y el amor son lo mismo, no puedo darme el lujo de dárselo a cualquiera, desde mis puñetazos a mis besos, tienen alguien especial esperando. - Anónimo