Todo nuestro mal proviene de no poder estar solos - Jean de la Bruyère