Los que tienen poco negocio que atender son buenos charlatanes, los intelectuales y los ocupados hablan menos - Montesquieu