¿Quién sabe si quizá todo el amor mío no fue más que un engaño de los sentidos, de la fantasía? - Fiódor Dostoievski