¿Has cumplido con tu deber? Confía en el cielo que no te abandonará - Félix María Samaniego