Ahora que no estás el silencio es un ruido que lastima tremendamente mis oídos - Ricardo Arjona