Los celos de la mujer proceden ordinariamente del despecho; los del hombre son hijos del egoísmo. - Thomas Campbell