Cuando saltes de alegría, cuida de que nadie te quite la tierra debajo de los pies - Stanislaw J. Lec