La sed de los recuerdos tendrá lluvia de olvido - Aída Cartagena Portalatín