El vigor, la fortaleza, hace que pueda uno triunfar sobre el egotismo de los impulsos sensuales; el movimiento hace que uno lleve a cabo el cumplimiento de la firme decisión de su voluntad. De esta manera puede lograrse todo. En ello precisamente descansa el poder. - Richard Wilhelm