Es una verdad melancólica que incluso los grandes hombres tienen sus relaciones pobres. - Charles Dickens