El movimiento de la tierra sola basta, por tanto, para explicar tantas desigualdades aparentes en los cielos. - Nicolás Copérnico