La burla y el ridículo son, entre todas las injurias, las que menos se perdonan - Platón