El jugador es un ladrón de su fortuna, de su tiempo, de su libertad y de su salud - Nathaniel Cotton