Cualquiera puede enfadarse. Eso es fácil. Pero enojarse con la persona que se debe, en el grado debido, a la hora precisa, por el motivo justo y de la manera correcta ... eso no es fácil. - Aristóteles