Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada. - Antoine de Saint-Exupéry