La tristeza del alma puede matarte mucho más rápido que una bacteria. - John Steinbeck