En amor, el Cielo mismo es quien guía los destinos. El dinero compra las tierras; pero la suerte es quien dispone de las mujeres. - William Shakespeare