Jamás se abate un ídolo sino en beneficio de otro - Alphonse Karr