¡A quien no se salva por sí sólo, nadie lo puede salvar! - Cesare Pavese