El arte de vivir consiste en conseguir que hasta los sepultureros lamenten tu muerte - Mark Twain